Seleccionar página

Emilio Molina piano

Gracias a mi blog estoy teniendo la suerte de conocer a grandes profesionales de la enseñanza y de poder aprender de ellos y compartir con mis lectores sus ideas. El entrevistado de hoy es Emilio Molina, no creo que en España necesite presentación porque prácticamente todo profesor o alumno de este país lo conoce. Es el creador y director del Instituto de Educación Musical (IEM), asociación de profesores que “se centra en promover y potenciar un sistema pedagógico para el aprendizaje y la enseñanza de la música basado en el desarrollo integral de la creatividad y de la imaginación, y en la improvisación entendida como control del lenguaje musical”. La entrevista tiene lugar en la sede de la editorial Enclave Creativa, donde Emilio me recibe muy amablemente, mis nervios iniciales por entrevistar a una figura así se me pasan enseguida al conocerlo.

Antes de empezar a hablar de las propuestas pedagógicas que planteáis desde el IEM me gustaría saber cuál es el punto de partida de estas ideas, ¿cuál fue tu experiencia como alumno en el conservatorio y en qué momento te das cuenta de que la enseñanza “tradicional” necesitaba un cambio?

No es un momento puntual sino el resultado de unas circunstancias y de una trayectoria. Mi formación fue prácticamente autodidacta hasta que tuve 16 años, edad a la que entré en el conservatorio. Aquí me doy cuenta de que mi forma de ser no se adapta a que me digan que repita 300 veces cada cosa, por ese camino no iba bien. Además, tocaba en un grupo de rock donde se trabajaba con acordes. En esos momentos me doy cuenta de que para mí era mucho más positivo y gratificante extraer de la partitura ciertos elementos y jugar con ellos que tocar exactamente la música como venía en la partitura. Si ibas al conservatorio caías en la trampa de la partitura, pero por suerte para cuando entré en el conservatorio a los profesores ya no les dio tiempo a hacerme caer en esa trampa.  Así que esta mezcla entre la manera de tocar canciones rock con mi grupo y la enseñanza que recibí del conservatorio fue la que determinó mi formación y la que determinó mi trayectoria.

Ahora que mencionas la partitura, ¿cómo es posible que los alumnos que reciben una enseñanza centrada en la partitura no sepan leer con fluidez?

Siempre comparo la música con el lenguaje, aunque con sus diferencias porque en la música entra mucho el sentimiento. Pero a la hora de leer es un lenguaje. Si cuando lees lo hicieras letra por letra, es decir nota a nota en música, tu lectura sería floja y nada comprensiva. Pero si entiendes las palabras y las frases, llega un momento en el que adivinas más que lees lo que pone en la partitura. Dentro del sistema de la música tonal, es más rentable enseñarle a los alumnos los acordes, los arpegios y las escalas dentro de estructuras armónicas. Para llevar a cabo este trabajo con los alumnos el profesor tiene que estar completamente convencido de esto porque al principio los resultados parecen más lentos y si el profesor no está seguro acabará volviendo a lo que conoce que es el sistema tradicional, que es que a leer se aprende leyendo ¡como si pudieras aprender alemán leyendo textos en ese idioma sin saber lo que significa! Por mucho que practiques leyendo en alemán (si no sabes este idioma) solo leerás a la velocidad a la que te permitan las letras, que por supuesto es mucho más lenta que si conoces el lenguaje. El profesor se tiene que dar cuenta de que el lenguaje musical es mucho más rápido si comprendes lo que estás diciendo, es mucho más importante trabajar una serie de contenidos con los elementos de la partitura pero sin ceñirnos estrictamente a ella para que cuando vayan a la partitura los reconozcan. De esta manera leerán mucho más rápido tanto esa partitura como las futuras, porque aparecerán muchos de estos elementos una y otra vez.

¿En qué situación se encuentra la enseñanza de la música en nuestro país?

Hay una parte de la educación musical que ha avanzado mucho en España con respecto a mis años de estudiante. En aquella época había muy pocos profesores de piano buenos técnicamente, la mayoría de los alumnos debían desplazarse a Madrid para seguir estudiando porque no los había en poblaciones más pequeñas. Desde el punto de vista técnico se ha mejorado mucho pero este avance no se observa en otros campos. En la improvisación, el análisis o en la enseñanza del oído se ha mejorado muy poco y lo poco que se ha avanzado ha sido porque no se podía ir a peor, pero la mejora es muy lenta. Por suerte ahora empieza a haber cada vez más profesores que se dan cuenta de que hay ciertas cosas que no se están enseñando bien, y de que saber la tónica y la dominante es importante, no conocerlos a nivel teórico sino práctico, porque luego vas a la partitura y te encuentras todos estos acordes. Todo mi trabajo y el de mi grupo está dedicado a eso, a hacer ver que la enseñanza musical ha de centrarse en la música, no solamente en el instrumento. El profesor de piano enseña música con el instrumento, a través del piano.

Hay muchos profesores que piensan que la dedicación de tiempo a estas otras actividades va en detrimento de la técnica pianística pero es todo lo contrario. Aquí siempre pongo un ejemplo, imagínate que un alumno quiere aprender inglés y que tú no le dejas decir las palabras hasta que no estén perfectamente pronunciadas, pero eso es un error, no puedes hacer más hincapié en la pronunciación que en el hecho de decir frases. Deja que el alumno hable, porque eso es lo que motiva al alumno a seguir aprendiendo y por el camino le vas corrigiendo. Ya le dirás después que pronuncia mal y el alumno tomará interés en corregirlo porque estará motivado, pero si pasa al contrario y la técnica va primero se frustrará. De esta manera el alumno verá en la técnica un soporte que le ayudará a realizar sus objetivos, a tocar sus propias piezas o el repertorio que le apetezca. El juego es una manera excelente para que les llegue la motivación técnica y la improvisación es un juego perfecto para ello. Entonces verán que la técnica es una herramienta importante para conseguir lo que quieren.

Hay profesores que están de acuerdo con estas ideas pero que luego encuentran problemas para llevarlas a la práctica debido a la rigidez del sistema.

Con la Metodología IEM se alcanza el dominio técnico requerido en las programaciones sin ningún problema, lo que pasa es que el procedimiento para llegar es diferente. Los profesores que piensan que no se va a llegar a cumplir un programa es porque no conocen esta orientación. Imaginemos que tenemos dos alumnos que comienzan con el piano, al alumno A le vamos a dar una enseñanza “tradicional” y el alumno B va a aprender siguiendo la metodología que proponemos desde el IEM. En el primer concierto, el alumno A tocará una pieza que le hemos enseñado nota por nota sin que el alumno sepa lo que está tocando, repitiendo lo que le he dicho que haga o lo que pone en un papel. El alumno B tocará una pieza que se ha inventado él a partir de lo que va aprendiendo con cada obra que trabajamos. Evidentemente, en estos primeros conciertos el alumno A podrá tocar piezas técnicamente más complicadas, pero el alumno B está aprendiendo la forma de las piezas, sus frases y semifrases, la armonía o las notas reales de la melodía. Este proceso en sus inicios es más lento, pero mientras el alumno A va a seguir teniendo teniendo la necesidad de nosotros para saber cómo tiene que tocar, con qué dedo hacerlo y demás, al alumno B poco a poco se le va abriendo la mente viendo cómo se desarrolla la armonía de una pieza, podrá acompañar una canción, podrá cantar y acompañarse a sí mismo, también leerá mejor la partitura, adquirirá una serie de herramientas que son fundamentales.

Estas herramientas no se consiguen con el método tradicional con el cual los alumnos acaban la carrera y no saben acompañar danza, no pueden leer con fluidez, ni saben hacer el acompañamiento de una melodía sencilla, capacidades que un pianista debería tener. Con el sistema tradicional, si un alumno lleva tocando 4 o 5 años y por diversas circunstancias no sigue con el instrumento probablemente cerrará la tapa del piano y no la volverá a abrir porque es una enseñanza que se basa en recordar, y cuando pasa un tiempo no te acuerdas de nada.

 

En general observo que en los exámenes de piano solo se evalúa la interpretación de un determinado repertorio por parte de los alumnos, lo cual considero importante pero incompleto. ¿Cómo se podrían diseñar los exámenes para que evaluaran de manera más integral el proceso de aprendizaje del alumno?

En un examen de una lengua extranjera el alumno tiene que saber escribir, leer y hablar. En la música debería ser igual dada su similitud con el lenguaje. El programa de piano debería incluir interpretación, pero además una parte de improvisación sobre una progresión armónica, la ejecución de una melodía inventada sobre un acompañamiento para poder cantarla y acompañarla, una serie de patrones para tocar, debería incluir también armonía aplicada al piano, porque la armonía tiene que formar parte de la enseñanza de la música desde el primer día ya que es como la sintaxis en música.

¿Qué es y cuándo surgió el IEM?

Surgió de manera accidental hace bastanes años ya. Tenía un grupo de alumnos en el Conservatorio Superior de Madrid muy interesados y motivados y se nos ocurrió hacer un curso de verano en Toledo. Empezamos con la idea de hacer de la improvisación la base del curso, no había una metodología todavía, sabíamos que la improvisación era necesaria pero todavía no teníamos clara la manera de enfocarla. Poco a poco nuestras ideas fueron tomando forma, con la improvisación, el análisis y  el desarrollo de la audición como bases fundamentales. A partir de ese momento empecé a hacer los libros de Lenguaje Musical porque necesitábamos un material para ayudar a la gente a saber los pasos a seguir para enseñar la improvisación porque, aunque parezca una contradicción, a improvisar se enseña. Con este equipo de profesores empezamos a hacer la metodología aplicada al lenguaje y más tarde aplicada a los instrumentos. Desde entonces todo esto ha ido creciendo y mucho. Surgió la editorial Enclave Creativa que es la editorial del IEM, con más de 100 títulos basados en esta metodología. Libros de lenguaje musical, de distintos instrumentos, análisis, armonía y muchos otros con la aquitectura de esta metodología. Los libros son una herramienta pero no son necesarios, son como la partitura, un medio pero no un fin en sí mismo. También tenemos un convenio con el Ministerio de Educación para realizar cursos de formación certificados. Durante el curso escolar realizamos formación permanente de profesores en Barcelona, Madrid y Gandía, son un fin de semana al mes. También tenemos el curso de verano de Salamanca, con una oferta muy amplia de cursos. Además en nuestra página web ofrecemos formación a distancia y en ella también puedes consultar varios artículos libremente.

Desde el IEM también organizáis congresos anuales, ¿en qué consisten estos congresos?

Realizamos dos tipos de congresos, un año es sobre la metología IEM y otro es un congreso CEIMUS. Este año le toca el turno al IEM, tendrá lugar los días 1, 2 y 3 de marzo en Almazora, en Castellón. Estos congresos tratan sobre nuestra metodología, se hacen propuestas de mejora y puestas en común de experiencias. El año que viene tendrá lugar el VI Congreso CEIMUS (Congreso de Educación e Investigación Musical). Estos congresos son un campo abierto a otras metodologías, admitimos ponencias y comunicaciones de varias propuestas pedagógicas diferentes, y en donde también participa siempre algún miembro de nuestro equipo. Ambos congresos son abiertos al público.

Muchas gracias por la entrevista Emilio, ha sido un verdadero placer tenerte en mi blog. 

Muchas gracias a ti y suerte con el blog.

———————————————————————-

Para aquellos de vosotros que queráis más información sobre la metodología IEM, los congresos que organizan, publicaciones y demás aquí dejo algunos links de interés.

En la página del IEM podéis encontrar todas sus propuestas y la base de su metodología.

En la página de su editorial Enclave Creativa podéis encontrar todas sus publicaciones, de entre los múltiples libros de su catálogo voy a destacar unos pocos que a mí me han resultado muy útiles: los libros 1 y 2 de Improvisación y acompañamiento, y los libros de análisis y metodología de trabajo dedicados a los Estudios Op. 100 de Burgmúller, 22 Pequeños Preludios de Bach y Estudios Op. 32 de Bertini, en donde analizan los patrones y las estructuras armónicas y dan ideas para trabajarlos.

Entre los diversos artículos que se pueden leer en su página voy a destacar La lectura a primera vista y el análisis donde Emilio Molina explica con claridad la importancia de conocer el lenguaje para poder leer con fluidez y en Análisis, improvisación e interpretación destaca la importancia que tiene para los futuros intérpretes el estudio y la práctica del análisis y de la improvisación.

Por último destacar también dos vídeos de Emilio Molina de gran interés, su charla TED Improvisar es hablar:

 

Y el vídeo de su conferencia en la Fundación Juan March Técnicas de improvisación románticas:

 

Shares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares