Seleccionar página

El legado de un profesor de piano

A piano teacher´s legacy

El post de hoy está dedicado a un libro que considero fundamental para todo profesor de piano, “A Piano Teacher´s Legacy”. Se trata de una recopilación de escritos, ensayos y conferencias sobre la enseñanza y el aprendizaje del piano del profesor Richard Chronister, recopilados y editados por Edward Darling. El libro no tiene desperdicio, cada página rebosa amor por la música y la enseñanza y con unos consejos pedagógicos de gran valor para todo profesor. Aunque está dedicado a la enseñanza del piano específicamente y sus ejemplos están referidos a este instrumento, las ideas que se extraen de Richard Chronister son extrapolables a la enseñanza de cualquier instrumento. Sus respuestas a preguntas sobre cómo puedo mejorar como profesor, cómo aprenden los niños o cómo enseño a mis alumnos a convertirse en alumnos independientes pueden ser útiles para cualquier ámbito de la enseñanza. En este post, en lugar de hacer una crítica al uso del libro, voy a comentar algunas de las ideas reflejadas en él para que podáis ver la línea de pensamiento de su autor. La mala noticia es que no hay traducción al castellano del libro, al menos que yo sepa.

Hay música en cada niño, es trabajo del profesor encontrarla”. Aunque la cita no es suya, sino de Frances Clarke (gran pedagoga con la que trabajó R. Chronister), esta frase subyace en todas las páginas del libro. Con esta cita queda reflejada una de las grandes ideas sobre las que gira la obra, la importancia que le da a hacer música desde el primer momento, desde la primera clase del alumno, en todas y cada una de las clases. Parece una idea obvia pero ¿cuántas veces durante las clases se sumerge uno en corregir errores, digitaciones, ritmos, en avanzar en la lectura y nos olvidamos de lo realmente importante, que es hacer música? Todo alumno es capaz de hacer música, bella música, a cualquier nivel, la tarea de sacarlo a la luz es del profesor. De hecho, Chronister defiende la idea de que si algo no funciona con un alumno el problema y la solución habrá que buscarla en nuestra forma de enseñar y en la ayuda que deben prestar los padres para que se dé este aprendizaje. El libro es un continuo replanteamiento de nuestras labores como profesores y de la de los padres de los alumnos. Así que la cita de Frances Clark, si la hubiera expresado Richard Chronister lo podría haber hecho de esta forma: “Hay música en cada niño. Es tarea del profesor encontrarla y deber de los padres el crear un entorno favorable para que se dé esta búsqueda”. Bueno, él lo habría expresado de una manera mucho mejor, pero sólo pretendo que os hagáis una idea de sus opiniones, que yo sin duda comparto.

“Decir no es enseñar”. Esta frase la repite con frecuencia de un modo u otro en el libro. Además, expresa de manera muy divertida que nunca esperes que el alumno recuerde nada de lo que hayamos dicho en clase. El alumno recordará algo, si tenemos suerte, pero nunca podemos estar seguros de cuál de las cosas que hemos dicho va a recordar. Así que lo mejor es hacerse a la idea de que no va a recordar nada. ¿Nunca os ha pasado decirle algo a un alumno y que no lo recuerde en la siguiente clase, ni en la siguiente, ni en la siguiente de la siguiente? ¿y nunca habéis dicho eso de: “pero si esto ya te lo dije la semana pasada, y la anterior y la anterior de la anterior? A mí sí.

El alumno deberá sentir, entender, vivir la música para que en su estudio en casa pueda reproducir lo que hayamos trabajado en clase. El alumno debe ser su propio profesor durante la mayor parte del tiempo. Si queremos que recuerde algo específico, deberá quedar plasmado en un cuaderno o en sus partituras, sólo lo más importante y escrito y expresado por el alumno. De la manera que él pueda asociarlo mejor a la idea que queremos que aprenda, a veces será una simple palabra o incluso un dibujo. Cualquier cosa que al alumno le ayude a recordar.

“Nada es difícil para el alumno que está preparado”. El  alumno debe salir de la clase con la idea clarísima de lo que tiene que conseguir esa semana y sintiéndose totalmente capaz de hacerlo.  Los niños pierden interés si la práctica en casa tiene que ser demasiado larga y difícil, si es confusa, si tienen que luchar para leer cada nota. Si el alumno va a tener que enfrentarse a unos deberes muy complicados no lo va a hacer. Los alumnos que son capaces de enfrentarse y luchar con los deberes difíciles son la excepción, no la regla. El tiempo entre aprender la pieza y ser capaz de tocarla debe ser muy corto, si el alumno tarda varias semanas en prepararla quizá nos hemos equivocado de pieza y debemos cambiarla por otra. Si no, perderá interés en el estudio.

“Sólo la práctica diaria de algo que sale correctamente todas las veces produce un aprendizaje sólido”. Para que la práctica tenga sentido y se creen buenos hábitos  tiene que darse la exacta repetición, repetir algo casi correctamente nos lleva a un aprendizaje más lento o incluso al no aprendizaje. Así que por ello es tan importante que el alumno salga de la clase con todo perfectamente entendido y si tiene que leer material nuevo que sea totalmente asequible para él. Si no, el estudiante  no realizará la tarea, o lo hará con errores, lo cual puede ser todavía peor. Una idea que propone Chronister en el libro y que llevo realizando con éxito en las últimas clases es que el alumno empiece tocando toda su tarea seguida, como si fuera un concierto. No me refiero a tocar una obra seguida y luego trabajarla sino a la interpretación de todas sus piezas o fragmentos trabajados de manera ininterrumpida. De esta manera el alumno y el profesor seremos conscientes de la situación en la que está el alumno con una visión mucho más global. Además, el estudiante sabe que tiene que enfrentarse a este reto semanal y que su tarea para casa tendrá que estar centrada en ello.

“El profesor es simplemente la persona que crea el entorno, el trabajo significante está hecho por el que aprende, el alumno”. El profesor no puede hacer que el aprendizaje ocurra, su deber es crear una situación ideal para que se dé el aprendizaje. Los padres juegan un papel importantísimo en esto, el aprendizaje del piano se da en un entorno no natural y los padres tendrán que favorecer y trabajar para que crear este entorno.

Conclusión

Este post no hace justicia ni refleja en absoluto ni una mínima parte de las ideas que trata el libro. Aborda la labor de los padres, ideas de aprendizaje de Montessori, la creación de buenos hábitos de estudio, la motivación, la importancia de la lectura a primera vista, el entrenamiento auditivo, la evaluación tanto al alumno como, sobre todo, al profesor (autoevaluación), la memorización, la preparación de recitales y un montón de asuntos más. Todos ellos desde un profundo conocimiento y planteándose a sí mismo y al lector infinidad de preguntas que todos deberíamos hacernos para mejorar en nuestra labor como profesores.

Que mejor manera de terminar este artículo que hacerlo con una cita que me encanta del autor: “La educación no es una preparación para la vida. La verdadera educación es vida en sí misma, con sus subidas y bajadas, satisfacciones, frustraciones y recompensas.”

Shares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares